Autoridades universitarias, equipo gestor de la muestra Alejandro Presente, Memoria desde la arquitectura, conformado por Patricio Zeiss, Alexander Bustos y Luis Darmendrail, académicos, amigos y colegas de Alejandro Rodríguez Urzúa, estudiantes de arquitectura y a todas las personas que asisten, buenas tardes.

A nombre de nuestra familia, representada en este acto por sus hijos Alejandra, María Soledad, Gonzalo y Marcelo, quien les habla, además de sus nietas María José, Claudia y Francisca, y sus bisnietos Bastián, Antonia, Tristán y Tadeo, todos aquí presentes, y los que no pudieron llegar, Pablo, Martín, Valentina, Pascuala, Galo, Camilo y José, y juntos con nuestra madre Carmen Whipple, quien falleciera en mayo de 1991, siempre presente y con nosotros, queremos sinceramente agradecer de manera muy especial al equipo gestor de este magnífico trabajo, como también a todas las demás personas e instituciones que directa o indirectamente lo hicieron posible.

Nosotros, los Rodríguez Whipple, somos una de tantas familias que sufrieron el horror de la dictadura en carne propia, al perder a nuestro padre Alejandro tempranamente a sus 49 años edad de una forma tan brutal como inexplicable, y hemos tenido que aprender y acostumbrarnos a sobrellevar nuestras vidas ligadas al dolor permanente de su ausencia sin duelo.

Nuestros hijos, a excepción de María José y Claudia, las dos primeras en nacer, y nuestros nietos, no tuvieron la posibilidad de conocer al Cano, o Canito para las más chicas. Tampoco a nuestra madre, la Nanita, su compañera de toda la vida, que nos dejó hace tiempo, sin antes terminar de educarnos y guiarnos con su ejemplo, que fue decisivo para no perder nunca la esperanza en el ser humano y en tiempos mejores que los que nos marcaron para toda la vida.

El próximo año se cumplen cuatro décadas desde que fuiste detenido y ciertamente asesinado por los servicios secretos de la Dictadura. Fuiste un padre ejemplar, colmaste de amor a la Nana, como tu le decías, tienes una familia grande, por ahora somos 18, de los cuales varios estamos aquí en tu homenaje, tuviste y tienes muchos amigos que hoy también nos acompañan, estamos en Concepción, la ciudad que elegiste para vivir y para trabajar, prosperar en familia, tu ciudad, y estamos frente a tu trabajo, parte de tu obra expuesta en estos muros, tu legado que todavía permanece y que seguirá existiendo mientras haya personas como Patricio, Alexander y Luis, que cultiven la memoria de la forma en que lo han hecho contigo.

Alejandro, siempre estás presente, te seguimos buscando…muchas gracias.

_

Marcelo Rodríguez